Grafoterapia para la dislexia y el tdah

Entrevista –  Grafoterapia para la dislexia y el TDAH / artículo publicado en revista “The Luxonomist”, por Patricia Peyró, psicóloga de carrera especializada en divulgación.

05 Abr 2016

El origen de la Grafología racional se encuentra en el español Vicente Lledó Parrés, uno de los pioneros en estudiar la relación entre los trazos de la escritura y nuestras funciones neurofisiológicas.

Grafoterapia para la dislexia y el TDAH

Con la paternidad es frecuente que algunos progenitores se conviertan en expertos en trastornos de aprendizaje, a fuerza de lidiar con ellos tras observar que sus hijos son inteligentes, pero fallan en alguno de los procesos formativos habituales, como la lectura, la comprensión matemática o el lenguaje. En su búsqueda de soluciones, pasarán por muchos especialistas, uno de los cuales podría ser un buen grafoterapeuta.

Grafoterapia para la dislexia y el TDAH 1

     Muchas veces, una falta de estimulación es la causa del retraso en el aprendizaje

Salvo casos en los que exista algún retraso mental asociado, la mayoría de los niños con trastornos del aprendizaje no tienen ningún menoscabo en su inteligencia, e incluso a veces cuentan con un CI (Cociente Intelectual) superior a la media. ¿Qué falla, pues? Descartado el retraso cognoscitivo, la falta de estimulación sensorial o la existencia de algún evento emocional grave, los trastornos del desarrollo del aprendizaje parecen surgir de ciertas alteraciones en los procesos cognitivos o de alteraciones biológicas que también afectan al sistema nervioso central, y que se acusan en problemas generalmente específicos y muy centrados en algún área concreta.

lux-grafoterapia-mano-cuaderno

La Grafoterapia puede ayudar a los más pequeños

La Grafoterapia, una fórmula más

María del Rosario Barrón Martín es Grafóloga y Perito Caligráfico, además de directora de Formación y Grafología Educativa en el Instituto Europeo de Ciencias del Grafismo. Como especialista, afirma que la Grafoterapia lleva tiempo empleándose para el tratamiento y mejora de los problemas de aprendizaje. “Con la Grafoterapia se pueden modificar muchas aspectos de la persona, incluyendo cualquier trastorno”.

El origen de esta disciplina, conocida como Grafología racional, se encuentra en el español, Vicente Lledó Parrés, uno de los pioneros en estudiar la relación entre los trazos de la escritura y nuestras funciones neurofisiológicas. El que fuera padre de la Grafología terapéutica, allá por los años 80, expresó en su momento que “con tres colores se forma la gama infinita de tonalidades; con siete notas, todas las melodías; con diez números, todas las operaciones; y con doce trazos, todas las escrituras”. De acuerdo a su teoría, “doce trazos son los que se utilizan para formar cualquier letra, garabato o dibujo y su relación con doce funciones neurofisiológicas”, recuerda Barrón.

Los principios de la Grafoterapia
La clave de la Grafoterapia está en la reversibilidad del gesto mecánico y cerebral. “El cerebro manda un mensaje a la mano para escribir y la mano envía un mensaje al cerebro cuando escribe”, explica la experta. “Sabiendo esto, aceptamos que la repetición disciplinada de un gesto gráfico incide en la actitud mental de quien lo recibe”.

Lux-grafoterapia-niña

La escritura es un acto del cerebro

Modificando los grafismos, podríamos también modificar la interpretación o relación que tiene el niño con el mundo o con su entorno. “Si yo preguntara “¿quién escribe, el cerebro o la mano?”, unos dirán que el cerebro y otros que la mano, pero quien verdaderamente escribe es el cerebro, ya que la mano ejecuta. Nuestra cerebro sería la CPU (Unidad Central de Procesamiento) del ordenador, y la mano, la impresora. Podríamos cambiar de impresora, pero la información que querríamos imprimir desde nuestra CPU sería la misma”, asevera la especialista.

Grafoterapia para la dislexia y el TDAH 2                                                                 El TDAH puede ser causa de fracaso escolar si no es tratado a tiempo

Ante estas afirmaciones, cabría preguntarse cuánto hay de neurológico y cuánto de psicológico en nuestra forma de escribir, o si aspectos como la lateralidad o disfunciones del lenguaje afectan a la escritura. A esto, la experta responde que “el acto de escribir exige capacidades motrices, perceptivas, simbólicas y relacionales que van evolucionando con el desarrollo psicomotor, afectivo e intelectual de la persona”. Se trata de “un aprendizaje en el que hay implicados tanto elementos madurativos neurofisiológicos, como psicológicos. En definitiva, de la persona en su totalidad”.

Escribir es, además, un acto voluntario que acaba por automatizarse con el paso del tiempo y que adquiere rasgos de personalización, no sólo en sus factores gráficos, sino también en sus aspectos perceptivos y neuromotrices, de coordinación entre la vista y del control de la muñeca de los dedos y del desplazamiento, respectivamente.

Cómo aplicar la Grafoterapia
La Grafoterapia se puede utilizar desde edades tempranas, ya que lo que se trabaja son los trazos. De hecho, los maestros de niños hasta de Primaria, “sin saberlo, están utilizando la Grafoterapia, aunque no con el fin que tiene dicho tratamiento”, apunta la grafoterapeuta, poniendo el siguiente ejemplo. “Si tenemos un niño que se encuentra en una etapa de su vida más nervioso e irritable y le proponemos hacer plantillas de montañas terminadas en pico, estaremos acentuando aún más estas conductas. Pero si por el contrario vamos intercalando estas plantillas o le proponemos hacer otras en las que haya ondas, olas del mar, estaremos rebajando esos niveles de irritabilidad, suavizando su comportamiento”.

Las bondades de la grafoterapia en ocasiones se verán reforzadas si se aplican dentro de tratamientos multidisciplinares en los que psicólogos, logopedas o pedagogos aporten sus diversas herramientas en función de los objetivos terapéuticos.

Ramón Mandado, maestro logopeda especializado en grafoterapia aplica los principios de Lledó en la Escuela  Aprende Saludable-mente, con sedes en Gijón y en Laredo. El grafoterapeuta explica el modo en que, mediante la reeducación escritural del gesto diario de los niños, van “equilibrando y activando sus funciones deficitarias”, y pone como ejemplo el de los alumnos afectados por TDAH o por dislexia.

Grafoterapia para la dislexia y el TDAH 3

Equilibrando el ritmo escritural de los niños con problemas de aprendizaje mejorarán

“Estos niños aprietan mucho el instrumento de escritura porque tienen miedo a que las cosas les salgan mal, y con este microgesto de apretar, refuerzan su estrés. Reeducando su postura aportamos tranquilidad en los dedos y el boli se convierte en el mejor aliado”, añade. Según el especialista, no se trata de analizar las letras en su conjunto, sino de “ver los trazos o movimientos que realizamos al escribir y que tienen que ver con funciones neurofisiológicas como la atención, la motivación, la tenacidad, la flexibilidad, la autoestima, y la creatividad”.

Grafoterapia para la dislexia y el TDAH 4

Los niños con TDA o dislexia tienen unas grafías típicas que se pueden indentificar y tratar

¿En qué fijarnos en casa? Interpretar la grafía de nuestros hijos no es tan sencillo y ante todo hay que saber que para eso están los profesionales. Así y todo, y siempre considerando que las interpretaciones gráficas van en función del grado evolutivo del niño, Barrón invita a los padres a fijarse en los siguientes aspectos como relevantes o indicadores de algún problema subyacente:

Postura corporal, sujeción del lápiz y ver si la lectura es o no legible.
Tamaño, muy pequeño, donde la introversión y el concepto de uno mismo se ve empequeñecido.
Escritura angulosa, niños/as más enérgicos e irritables.
Dirección de línea descendente (que se mantiene durante mucho tiempo), nos 
hablaría de cansancio o abatimiento pasajero, tristeza, pesimismo.

Grafoterapia para la dislexia y el TDAH 5

Cambiando ciertos rasgos de nuestra escritura, modificaríamos ciertas conductas de la persona

Además, “el orden en el conjunto del escrito debe ser siempre limpio y claro, ya que en el papel plasmamos aquello que somos y que tenemos dentro. A más desorden en el escrito, más desorden en las ideas y en la organización de la vida diaria”.

Patricia Peyró

 

Patricia Peyró
patriciapeyro
Psicóloga de carrera especializada en divulgación. Escribo en distintos medios sobre psicología, gastronomía y life&stlyle. Dirijo el blog de tendencias www.madridmuychic.com.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *