Dislexia y Problemas de aprendizaje

Hiperactividad

 Dislexia

El término dislexia nació para describir la dificultad en el aprendizaje de la lectura, escritura y/o cálculo en personas que no sufren déficit intelectual, sensorial o psicológico que la explique.

Más adelante fueron surgiendo otros términos paralelos; La disgrafía se asocia a dificultades más focalizadas en la escritura o en la ortografía (disortografía). Cuando afecta más a los números y a la mecánica de las operaciones básicas se conoce como discalculia.
Gracias a la utilización de técnicas de neuroimagen (resonancia magnética funcional…) se ha podido descubrir que el origen de estas dificultades está en la distorsión perceptiva producida por la capacidad imaginativa de los cerebros con inteligencia de predominio no verbal.

Estos cerebros intentan procesar la información traduciéndola en imágenes, visualizándola. Ante la imposibilidad de hacerlo (pues la mitad de las palabras son abstractas) utilizarán inconscientemente su imaginación para intentar entenderlas (al igual que “mesa” se comprende cuando vemos una tabla con patas, estos cerebros quieren imaginar lo que hay detrás de palabras como “la”, “de”, “por o “con”, produciendo sin querer las distorsiones perceptivas que le van a impedir leer correctamente, por muy inteligente, maduro, atento o esforzado que sea esa persona .De ahí que haya tantos disléxicos que desarrollan su potencial en las diferentes artes o en el mundo de los inventos (desde Leonardo da Vinci hasta Picasso o Einstein).

Este fenómeno de las distorsiones perceptivas, desencadenante de la dislexia, es en realidad un talento de la imaginación mal controlado. Consiste en la capacidad que tiene la imaginación de percibir los objetos desde diferentes perspectivas (una casa, un coche, un árbol), pero que si se activa ante letras, números o palabras, lejos de ayudarnos, nos provocará errores imprevistos (b d p q , prado, pardo, padro, pador…)

Afortunadamente nuestro Método controla éstas y otras distorsiones, consiguiendo que el alumno lea sin errores desde la 1ª sesión y delante de los padres o profesores que lo acompañen.

SÍNTOMAS QUE NOS DEBEN ALERTAR SOBRE LA POSIBILIDAD DE TENER DISLEXIA (independientemente de la edad en la que surja y de la intensidad con que le afecten):
• No le gusta leer, escribir o calcular. Se tensa, se muestra inquieto y termina por cansarse pronto.
• En ocasiones tiene que recurrir a la “lectura imaginativa”, inventándose el final de la palabra en lugar de verla completa.
• Se confunde con algunas letras, números, palabras, secuencias o explicaciones verbales.
• Al leer, escribir o calcular pueden aparecer distorsiones (repeticiones, adiciones, transposiciones, omisiones, substituciones…) en letras, números y/o palabras.

• Problemas de comprensión cuando lo que lee o escucha no logra procesarlo visualmente (contiene demasiadas palabras sin imagen).

• Se queja de sentir o ver movimiento no existente al leer, escribir o copiar.

• En tareas escolares parece tener dificultad con su visión, sin embargo los exámenes ópticos no consiguen explicarlo ni solucionarlo y además en la vida normal muestra buena memoria fotográfica, agudeza visual y observación.

• Caligrafía irregular. Necesita mucho esfuerzo y concentración para ajustarse a los espacios, las proporciones y las normas de la escritura.
• Su ortografía está por debajo del nivel adecuado a su edad.

• Se queja de mareos, dolores de cabeza o de estomago o picor de ojos cuando lee o se esfuerza con las tareas escolares (a veces, simplemente con el estrés que le produce la idea de tener que ir a clase).

 Solución a los Problemas de aprendizaje

En los últimos años y gracias a la utilización de técnicas de neuroimagen (resonancia magnética funcional, taxonomía axial computerizada…) se han realizado investigaciones y estudios neurológicos que han dado a conocer las causas reales de numerosas dificultades escolares y como consecuencia, se han desarrollado soluciones más eficaces a estos problemas.

Afortunadamente en Salud y Aprendizaje contamos con estas soluciones y para ello partimos de una evaluación muy exhaustiva. apoyada en el análisis de 72 características del funcionamiento neurofisiológico del alumno (funciones tan importantes como la comprensión, memoria, atención, tenacidad, autoestima, seguridad, comunicación, …)

A partir de esta evaluación tan precisa, nuestro método  es capaz de aplicar las técnicas necesarias en cada caso, consiguiendo que muchos estudiantes (con diferentes problemas de aprendizaje, comprensión, memoria, lectoescritura o atención) recuperen la capacidad de concentración y de aprendizaje.

Desgraciadamente se producen errores de diagnóstico y de tratamiento en muchos alumnos que pasan por pruebas de evaluación sin el control de las distorsiones perceptivas que explicamos en nuestro método.
Un ejemplo habitual son los alumnos creativos, imaginativos, con una manera de procesar la información más visual, que son diagnosticados erróneamente como alumnos TDA, TDAH. TANV , inmaduros, inatentos, vagos o poco inteligentes.

Lo vamos a explicar con más detalle:
Las investigaciones recientes demuestran que no todos los cerebros procesan la información primordialmente a través de las áreas lingüísticas (brocca, wernicke…).

Aproximadamente una de cada tres personas, tienen preferencia por utilizar áreas visuales y kinestésicas. Este predominio de inteligencia no verbal se convertirá en un problemas para la mitad de ellos (en torno a un 16% del total de alumnos de un aula) debido al abuso por parte del sistema educativo de lo lingüístico (libros, apuntes, explicaciones del profesor demasiado apoyadas en símbolos abstractos…).

Estos cerebros procesan la información visual o kinestésicamente con mayor eficacia que haciéndolo verbalmente. Por ello intentarán visualizar o tocar los conceptos que estudian. Cuando éstos son presentados casi exclusivamente de forma verbal (libros, profesor hablando…) el alumno no podrá crear su “película mental” o no podrá crear ese concepto en la realidad, simplemente lo intentará memorizar sin comprender ni dominar; al final lo olvidará todo. Ello llevará a la aparición de un problema de aprendizaje de muy distinto nivel dependiendo de si hay mayor o menor utilización de las áreas verbales cuando el procesamiento visual o kinestésico no se puede dar.

Problemas más comunes consecuencia de este estilo de aprendizaje:
• Dificultades de lectura (retraso o inmadurez de la lectura, dislexia…)
• Dificultades de escritura (retraso o inmadurez gráfica, disgrafía, disortografía…)
• Dificultades de cálculo (discalculia…)
• Dificultades de comprensión (más agudizado en una materia que en otra)
• Dificultades de retención (más agudizado en unas materias que en otras)
• Dificultades de atención y concentración (sobre manera ante algunas formas de enseñar demasiado abstractas y apoyadas en el lenguaje)
• Desmotivación por el trabajo diario (al no recibir recompensa por el esfuerzo, ni comprensión de lo que les pasa, tiran la toalla)
• Consecuencias psicológicas (ansiedad, estrés, miedo, baja autoestima, mal comportamiento…)

Afortunadamente, Aprende Saludable-mente cuenta con las técnicas necesarias para resolver estos y otros muchos problemas de aprendizaje, atención o conducta.

Una de las técnicas más potentes es la Grafoterapia racional, que consiste en aprender a escribir de forma terapeútica, combinando los doce trazos que ejecutamos inconscientemente, pero haciéndolo de forma consciente.

Vamos a explicarlo con un ejemplo:
Los estudiantes pasan mucho tiempo escribiendo (apuntes, esquemas, deberes…), pero el problema está en que, por desconocimiento, se repiten inconscientemente los mismos errores al ejecutar los trazos sin conocer su significado neurofisiológico.
Para entenderlo mejor, si observamos el trazo de sube-regresando (función de atención y observación), o el trazo de baja-centrado (función de autocontrol y orden) comprobaremos que no siempre están ejecutados con la presión, ritmo, velocidad, forma, tamaño o ubicacion adecuados.
Los niños con problemas de atención al ejecutarlo mal inconscientemente, refuerzan una y otra vez su dificultad sin que nadie se de cuenta del peligro. Si le enseñamos cómo hacerlo correctamente, cada vez que escriba estará creando en su cerebro la capacidad de atender y concentrarse mejor.

Además existen otros trazos relacionados con otras funciones, de forma que escribiendo podemos entrenarnos para estudiar con facilidad, memorizar, comprender, autosuperarse, recuperar la autoestima, superar miedos e inseguridades, eliminar la ansiedad o el estrés…

La Grafoterapia Racional supone la forma más sencilla y potente de hacer Neurogénesis (se trata del descubrimiento científico más importante para los problemas de aprendizaje y salud, pues supone la demostración de que el cerebro se regenera neuronalmente y que las funciones deterioradas o bloqueadas se pueden recuperar).

Un regalo de la ciencia que no podemos desaprovechar.

Para más información sobre la dislexia, puedes acceder a los artículos que hemos publicado sobre el tema, muchos de ellos explicando las soluciones que nuestro Método aporta .

Para aquellos que quieran contactarnos, estamos en el teléfono 655 068 620 y en  las consultas de Gijón y Laredo.  También trabajamos online para todos los casos que lo precisen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *